Dieta Alcalina

dieta alcalina

La dieta alcalina es una dieta especial, ya que el objetivo que persigue no se limita sólo a la pérdida de peso, sino que además persigue una mejora general de nuestra salud. No encontramos así con una dieta holística.

¿En qué consiste la Dieta Alcalina?

La Dieta Alcalina se basa en el concepto de que el tipo de alimentación que tengamos influirá en el estado de salud del que podamos disfrutar. Tener una alimentación adecuada y equilibrada ayudará a nuestro cuerpo a “funcionar mejor” y en consecuencia nuestro sistema inmunológico funcionará mejor frente a las enfermedades.

En torno a la Dieta Alcalina se han desarrollado estudios a favor y en contra. Debe indicarse que si bien, este tipo de dieta supone una apuesta por la salud, no existe en esta dieta una cura milagrosa frente a enfermedades graves. No obstante, desde distintos estudios se tiende a relacionar la importancia de la alimentación saludable como medio de prevención de un grupo mayor de problemas de salud de diverso carácter; y aquí es donde entra en juego la dieta alcalina.

La clave está en el pH

En concreto este tipo de dieta se centra en el pH de nuestro organismo. En nuestro cuerpo debe de existir una relación equilibrada entre la acidez y la alcalinidad. Un cuerpo con un nivel de acidez elevado es un cuerpo que no “trabaja bien” y por tanto que puede contraer enfermedades o no combatirlas correctamente.

De esta forma, debemos tener una ingesta de alimentos adecuada que nos permita equilibrar el pH de nuestro cuerpo. El pH se mide es una escala del 0 al 14; un pH inferior a 7 es considerado como ácido, mientras que uno que se encuentre por encima de 7 sería un pH alcalino.

Nuestro cuerpo genera de manera constante desperdicios que tienen que ser neutralizados y excretados como medio de mantener la salud. Así, la ingesta de alimentos alcalinos no ayudan a neutralizar la acidez de nuestro cuerpo, y a hacer que este trabaje mejor y con un menor esfuerzo.

Principios en lo que se basa la dieta alcalina

Los principios en los que se basa la dieta alcalina pueden resumirse en 5 a grandes rasgos, siendo estos los siguientes:

  • La dieta alcalina se fundamenta en el consumo de alimentos alcalinos. Es importante tener claro qué se consideran alimentos alcalinos y qué alimentos ácidos. Para ello, una solución habitual suele ser imprimir una lista de alimentos ácidos y alcalinos y tenerla siempre presente. Si hablamos de una proporción lo ideal sería un 75% de alimentos alcalinos frente a un 25% de alimentos ácidos.
  • La importancia del pH: Ya hemos visto que debemos tener un pH equilibrado como medio de mejorar nuestra salud. De esta forma, hay que evitar aquellos alimentos que han sido procesados de manera industrial. Hacemos hincapié especialmente en los productos azucarados y los carbohidratos, ya que son generadores de acidez y porque aumentan los niveles de la glucosa en la sangre.
  • El ácido en su justa medida: No hay que rechazar por completo los alimentos productores de ácidos, ya que este elemento juega un papel crucial en nuestro organismo. Se trata de regularlo en su justa medida, no de anularlo por completo.
  • Equilibrio como fuente de salud: Muchas enfermedades surgen en nuestro cuerpo porque nuestro organismo no ha conseguido mantener un equilibro a nivel interno entre la presencia ácida y alcalina. Desde distintos estudios se ha llegado a consensuar que, por ejemplo, las células cancerígenas viven mejor en ambientes ácidos y con escasa oxigenación de las células.
  • Dietas vegetarianas: Sin duda, una dieta vegetariana puede ayudar a mantener un balance equilibrado del pH ácido-alcalino.

Síntomas de una dieta ácida

Es importante tomar conciencia de cómo nos sentimos en función de nuestra alimentación. Este aspecto nos ayudará a concienciarnos del papel que juega nuestra nutrición en nuestra salud física y psicológica.

Por lo general una dieta ácida conlleva tener un bajo nivel energético en nuestro cuerpo, menos vitalidad y energía vital, así como ser más lentos en proceso mentales habituales. Por tora parte, este tipo de alimentación puede llegar a acarrear dolores de cabeza y hacernos empeorar en el caso de padecer depresión.

Los síntomas más habituales suelen ser la fatiga y la tensión en los músculos, así como dolores de espalda y a nivel muscular derivados de bajos niveles de calcio.

A nivel psicológico, cuando más ácida sea nuestra dieta, mayores pueden ser los niveles de irritabilidad y estados de mal humor generales.

Síntomas de una dieta alcalina

Los beneficios de la dieta alcalina son múltiples tanto a nivel físico como emocional. Podemos señalar los siguientes:

  • Disfrute de una mayor nivel de energía y vitalidad, ya que nuestro cuerpo funciona de manera más eficiente, y puede destinar la energía que emplearía en procesos de combatir la acidez a un mejor estado general.
  • Mejor sistema nervioso: Es posible disfrutar de un sistema nervioso más relajado y liberar la tensión acumulada sobre los músculos.
  • Mejor digestión: Nuestras digestiones podrán ser más livianas, sin invertir tanto esfuerzo en la asimilación de nutrientes. Esto conlleva que además la motilidad del estómago sea mucho más adecuada.
  • Ausencia de enfermedades frecuentes: Determinadas enfermedades menores frecuentes, como resfriados o catarros tenderán a desaparecer ya que nuestro sistema inmunológico funcionará de manera mucho más plena; pudiendo combatir estos virus de manera más funcional.
  • Claridad mental: Un aporte general es el de disfrutar de una mayor claridad mental, una mente mucho más despejada con capacidad para ejecutar procesos de manera más rápida y organizada. En un plano psicológico, nuestra psique podrá estar más relajada sin el abotonamiento propio de la fatiga mental.

Alimentos ácidos y alimentos alcalinos

Es importante tener una tabla completa de alimentos ácidos y alimentos alcalinos. La nutrición alcalina juega un papel fundamental en este sentido. El siguiente resumen pretende mostrar una síntesis a modo meramente ilustrativo.

Alimentos ácidos

  • Frutas que se encuentran inmaduras.
  • Harinas refinadas (harinas blancas).
  • Azucares refinados (y sacarina).
  • Bebidas alcohólicas, café así como carbohidratadas.
  • Alimentos que ha sido refinados y procesados de manera industrial y se encuentra des-naturalizados.
  • Vitaminas de carácter sintético, colorantes, conservantes, así como aditivos químicos.
  • Huevos, carne y leche. Consúltese más sobre este grupo de alimentos y sus combinaciones.

Alimentos alcalinos

  • Frutas y verduras en estado maduro: Prácticamente todas, sin embargo, conviene señalar que serán mejores aquellas que provienen de cultivo ecológico.
  • Semillas y frutos secos.
  • Sojas y sus derivados (conviene informarse bien sobre las bebidas de soja y sus riesgos para la salud).
  • Brotes germinados.
  • La miel como endulzante (puede consultarse también las hojas de stevia para conseguir endulzar bebidas)

Vídeo en torno a la dieta alcalina

Existe cierta controversia en internet en la relación entre la nutrición alcalina y la prevención del cáncer. De esta forma, podremos encontrar detractores y defensores de esta idea. Los partidarios de esta idea defienden que tener un alto porcentaje alcalino nos ayudará a retrasas y evitar enfermedades. En este vídeo podemos ver una síntesis general de esta idea.

También te puede interesar:

Otras dietas que te podrían interesar:

1 Comentario

Dejar respuesta