Dieta Disociada

dieta disociada

En nuestra sociedad el bienestar y la apariencia física se han convertido en factores habituales que se tienen en cuenta en el día a día. La dieta disociada es una de las opciones para perder peso y obtener una mejor silueta. En esta página te ofrecemos algunos consejos y recomendaciones, así como la información fundamental que debes de tener en cuenta.

¿Qué es la dieta disociada?

La dieta disociada está basada en un concepto de separación de tipos de alimentos desarrollado por el Doctor William Howard Hay de Nueva York, que desarrolló este método a principios de 1900.

El principio fundamental por el que se rige este tipo de dieta es el de prevenir la mezcla de las comidas ácidas y las proteínas con los carbohidratos como el almidón o los azúcares. Las ventajas de la dieta son muy evidentes, ya que, por ejemplo, se pueden llegar a perder hasta 5 kilos por semana. Sin embargo, no es un método que se deba de tomar a largo plazo, tal como indicó el Doctor Alejandro de la Sierra de la Universidad de Barcelona en el 7º congreso de cardiología en la Ciudad Condal, ya que podría suponer serios desequilibrios alimentarios de carácter negativo para nuestra salud.

Un tipo de alimento cada día

La dieta disociada se basa en el concepto de no tomar más de un sólo tipo de alimento en cada día y comida. Cada día se debe de tomar un solo tipo de alimento como carne, verduras, frutas, pescado, productos lácteos… Por ejemplo, si la planificación de tu dieta asigna productos lácteos para el lunes, ese día deberías de tomar este producto para el desayuno, almuerzo y cena, sin mezclarlo con otros tipos de alimentos.

El concepto que encierra este tipo de dieta es que te sentirás lleno antes si sólo tomas un tipo de alimento cada día. Si, en cambio, tomas distintos diferentes tipos de comida, tu apetito se sentirá mucho más estimulado y el consumo de comida tenderá a ser mayor.

Dicho esto, podemos decir que la principal ventaja de este tipo de dieta es la rápida pérdida de peso, ya que la ausencia de variedad en los alimentos que comemos cada día lleva a una disminución del apetito y por tanto, a menor consumo, y así un menor aumento de peso.

En contraposición con lo dicho, esta dieta seguida a largo plazo puede suponer problemas de nutrición y debilidad. Aunque pueda parecer una dieta equilibrada a simple vista, los músculos y órganos pueden verse debilitados durante los días en los que sólo se consumen verduras y frutas debido a la ausencia de proteínas.

Aspectos a tener en cuenta

Las contraindicaciones de esta idea son la recuperación de peso y la constante sensación de fatiga una vez que pones fin a la misma. Es necesario advertir que la dieta disociada no parte de una base científica, y no está recomendada para personas con mucha actividad física ni los niños.

Un ejemplo práctico de menú para la dieta disociada podría ser la siguiente:

  • Lunes: Maíz
  • Martes: carne a la plancha
  • Miércoles: fruta
  • Jueves: pescado
  • Viernes: verdura
  • Sábado: huevo duro/hervido
  • Domingo: lácteos

El modelo de los 3 grupos en la dieta disociada

Otra variante algo más saludable de la dieta disociada es aquella que contempla 3 grupos de alimentos basados según su tipología:

  • Grupo A: Cereales integrales, pan, pasteles, arroz, maíz, patatas, miel, azúcar, caramelos con azúcar, mermelada, gomitas, fruta caramelizada, higos, cacahuetes y frutos secos.
  • Grupo B: aceite de oliva, mantequilla, cremas, queso, yema de huevo, aceitunas, lechuga, zanahoria, cebolla, remolacha, coliflor, espinacas, judías verdes, chícharos, apio, rábanos, nabos, pepinos, calabaza, tomate, ajo y nueces.
  • Grupo C: carne, pescado, leche, clara de huevo, frutas con hueso, escaramujos, melón, sandía, moras y tomate hervido.

Las reglas son:

  • Sólo se pueden combinar dos grupos de alimentos. No puedes combinar menús que contengan alimentos de los tres grupos.
  • Si consumes alimentos del grupo A (o C), debes esperar al menos 3 horas para tomar alimentos del grupo C (o A).
  • Beber cada día un vaso de agua con zumo de limón (medio limón exprimido).
  • Beber 4 o 5 tazas de té verde durante el día.
  • Toma varios tomates o zumo de tomate cada día.

Como puedes comprobar, los dulces están permitidos, pero sólo debes probarlos si los vas a consumir en exclusiva, no los combines con otros alimentos.

El modelo escandinavo de la dieta disociada

El modelo escandinavo de la dieta disociada fue desarrollado por los investigadores Christensen y Hansen para maximizar el almacenamiento de glucógeno en los músculos, estimulando por tanto el consumo de azúcares durante la actividad física. La primera fase de esta dieta disociada consiste en una dieta de bajo consumo de carbohidratos durante tres días junto con una intensa actividad física. Durante los tres días siguientes, se realiza un alto consumo de carbohidratos y una baja actividad física.

El objetivo por tanto de esta dieta es estimular la síntesis de glucógeno, agotando primero las reservas y después estimulando su producción.

Base científica de la dieta disociada

Se han realizado múltiples estudios científicos sobre los efectos de la dieta disociada.

Uno de estos estudios llevado a cabo en la sociedad biológica de París, encontró que las personas que realizaban un alto consumo de carbohidratos como parte de la dieta disociada, experimentaron un aumento del tiempo de sueño, mientras que aquellos que consumían una alta cantidad de proteínas, además del aumento del tiempo, experimentaban y recordaban mejor sus sueños.

El estudio científico más interesante realizado sobre la dieta disociada en el año 2000 dentro de las Jornadas internacionales de la obesidad, determinó que la dieta disociada no supone ninguna ventaja o desventaja frente a otros modelos de dietas en los que se combinan diferentes tipos de alimentos en cada día o comida.

Conclusiones y consejos

Consulta siempre con un doctor o especialista en nutrición antes de comenzar con la dieta disociada. Infórmate sobre sus pros y contras y la adecuación a tu organismo y metabolismo. Recuerda que en cualquier caso y tipo de dieta, es fundamental el acompañamiento de la misma con una actividad física diaria o semanal para que la dieta tenga éxito. Una vez que inicies la dieta, se constante y consistente en su aplicación si quieres conseguir los mejores resultados.

Vídeo informativo sobre la dieta disociada

También te puede interesar:

1 Comentario

Dejar respuesta