Dieta por puntos

dieta por puntos

¿Cómo surge la conocida dieta por puntos?

Si hacemos un poco de historia en relación a cómo surge el origen de la dieta por puntos, fue fundada originariamente en Estados Unidos en 1963 por Jean Nidetch, cuando junto con un grupo de amigas y gente cercanas a su entorno decidieron comenzar a perder peso. Al formar un grupo activo en torno a este objetivo, se ayudaban entre sí a mantenerse en todo momento firmes frente a los nuevos hábitos alimenticios que les iba introduciendo un dietista de Nueva York.

Antes de esta experiencia en concreto, Nidetch había intentado adelgazar por su cuenta empleando otras dietas, pero que no conseguían darle el efecto deseado. Sin embargo, en esta ocasión la experiencia fue más que positiva; de esta forma, el grupo inicial de mujeres fue aumentando hasta crear otros nuevos grupos independientes del primero y originario. Fue un florecimiento tan positivo y rápido, que Jean Nidetch decidió finalmente asociarse con Al Lippert para desarrollar el ya mítico sello Weight Watchers.

Tras este comienzo tan modesto la práctica de se ha ido extendido a más de 30 países y cuenta en la actualidad con más de cincuenta mil reuniones que se realizan semanalmente a las que asisten más de un millón de personas a lo largo de todo el mundo todo el mundo.

¿Cómo funciona la dieta por puntos?

El sistema es relativamente sencillo, a cada alimento en cuestión se le asigna una puntuación en relación a las características del mismo. Por otra parte, según nuestro peso en el momento de iniciar la dieta por puntos tendremos un número determinado de puntos que podremos utilizar cada día. A partir de este punto, la lógica que rige la dieta de los puntos se centra en saber gastar los puntos que nos corresponde en relación a nuestro peso de la manera más óptima posible.

El punto crucial de esta dieta por puntos reside en que el consumo de comida va en relación con nuestro peso. En otras palabras, si pesamos más de lo que idealmente deberíamos pesar no tendremos por qué pasar hambre, sino que paulatinamente iremos perdiendo peso y de la misma manera reduciendo la asignación de puntos.

A fin de tener un ejemplo de partida, 1200 calorías equivalen a 24 puntos.

Un aspecto muy importante que debemos de tener en cuenta, es que debemos consumir de manera regular nuestros puntos en el día a día. No es conveniente dejar de consumir puntos por el hecho de pensar que de esta forma perderemos peso más rápidamente. Lo cierto es que consumiendo todos los puntos que no corresponden adelgazaremos de manera más ágil y eficiente.

Cuestión de puntos

Para aquellos que tengan en mente perder puntos a cualquier precio para de esta forma intentar acelerar la pérdida o gestionar los puntos diarios con cierta flexibilidad, debemos decir que no puedes ahorrar hasta 4 puntos al día hasta llegar a un máximo de 14 puntos a la semana. Estos puntos deberás consumirlos antes de que acabe la semana, ya que al fin de la misma se resetearán y empezarás desde cero.

De ninguna manera es aconsejable superar la cifra de 30 puntos al día. Si tienes problemas para llevar tus puntos al día y rebasas los límites aconsejados de puntos, quizás la dieta por puntos no sea la mejor opción para tu caso.

El ejercicio te ayuda a ganar puntos extras

Una aspecto positivo que bien conviene tener en cuenta es que el ejercicio te permitirá sumar unos cuantos extras puntos. Además, claro está, te aportará una dosis extra de salud y mejorar tu condición física.

¿Cómo se calculan los puntos de los alimentos?

A menudo el cálculo de los puntos de cada alimento suele ocasionar dudas y preguntas. Vamos a tratar de plantear este asunto de la manera más sencilla posible. Aunque recomendamos usar una calculadora de los puntos para tener un valor con sólo un par de clics.

La fórmula que permite calcular los puntos de cada alimento se basa en la siguiente formulación:

Puntos de cada alimento = (Calorías/50) – (Fibra (R,4)/5) + (Grasa/12)

Esto significa en líneas generales que el total de calorías de un alimento lo dividiremos entre 50 y lo restaremos la presencia de fibras dividido entre 5. Respecto a la fibra debemos distinguir si el alimento tiene 4 gramos de fibra o más, o tiene menos de 4 gramos; si tiene más de cuatro gramos de fibra nos quedaremos con el valor de 4, y si tiene menos, tomaremos el valor real. El resultado de esta operación se sumará a la presencia de grasas.

Puntos que puedes ganar haciendo ejercicio

Dependiendo de la tipología de ejercicio que practiques podrás ganar más o menos ejercicio, así como de la intensidad y contexto. A continuación aportamos un listado general a título informativo, no se trata de un listado minucioso.

El tiempo de cada actividad será de 15 a 30 minutos.

  • Correr: 2,5 – 5 puntos.
  • Aerobic: 2,5 – 3,5 puntos.
  • Baile enérgico: 1,5 – 3 puntos.
  • Baile de salón: 1 – puntos.
  • Baloncesto: 2,5 – 3,5 puntos.
  • Caminar: 2,4 – 4,5 puntos.
  • Ciclismo de paseo: 1 .- 2,5 puntos.
  • Ciclismo enérgico: 1,5 – 3 puntos.
  • Footing: 2 . 4 puntos.
  • Fútbol: 2 . 4 puntos.
  • Gimnasia: 1 – 2 puntos.
  • Limpieza de la casa: 0,5 – 1,5
  • Natación: 2 – 4 puntos.
  • Pasear relajadamente: 0,5 – 1,5
  • Pasear enérgicamente: 1,5 – 3
  • Remo: 2 – 3
  • Senderismo: 1,5 – 3
  • Tenis: 1,5 – 3

Otras dietas que te podrían interesar:

No hay comentarios

Dejar respuesta